Seleccionar página

Bienvenidas A

Integrative Gynecologist
Pide tu cita


Ginecologia integrativa

No hay que olvidar que es el paciente quien tiene el derecho de elegir cómo ser tratado.

Hay algunos pacientes que prefieren la ginecología tradicional por distintas razones: es lo que conocen, tienen más confianza en la medicina convencional o quieren resultados más rápidos. Y lo interesante para el médico es poder adaptarse a cada caso, ofreciendo distintas perspectivas terapéuticas.

Me planteo el ejercicio profesional como una integración,

en mi mundo cabe tanto la ginecología convencional como las terapias complementarias, a la vez y en el mismo paciente, siempre y cuando así lo desee.

Dr. Isabel Rosas

2 + 12 =

Elzbieta

La doctora dedica el tiempo al cliente y escucha; con ella me sentí muy a gusto. Gran profesionalidad. Muchas gracias.

Sara

Muchas gracias Dra . Una auténtica profesional y muy humana . Lo recomiendo absolutamente.
Me encanto la cercanía a pesar de ser On line.

Violeta

Para mí, la mejor primera experiencia con una profesional de la ginecología. Me he sentido tratada con cariño, de forma cercana, profesional y sin ningún tipo de juzgamiento. ¡Gracias!

Pilar

Una maravillosa profesional y mejor persona. Muy cercana y con mucha empatía con el paciente. Transmite paz. Definitivamente, es mi ginecóloga.

Mis publicacioneS

Audio Libros
embarazo · nutrición · medicina

Alteraciones menstruales

.Alteraciones menstruales.

Sangrados.

Hipomenorrea (escaso periodo)

Ovarios Poliquísticos.

Algunos quistes de ovario.

Amenorreas (ausencia del periodo).

Dismenorrea (dolor menstrual).

Mastodinia (dolor de las mamas).

Prevención de miomas y pólipos.

Mitos y realidades

Síndrome metabólico.

Aumento de colesterol,
resistencia a la insulina.

Infecciones vaginales de repetición.

Cistitis de repetición
a pesar de tratamiento antibiótico.

Sequedad vaginal.

Ardor, escozor, picor vulvo-vaginal
sin origen infeccioso.

Dispareunia.
(dolor en las relaciones sexuales)

Atrofia genital.

Esfera obstrética

.Nauseas y vómitos del embarazo.

Elaboración de la dieta personalizada
a cada embarazada, según sus necesidades en micronutrientes.

Prevención de la diabetes gestacional.

Acidez, reflujo y ardores en el embarazo.

Anemia.

Cansancio

Novedades

Tecnología laser

 Bajas dosis de estrógenos: Menopausia.

– Onco-braquiterapia local.
– Tratamientos de mantenimiento post cáncer de mama: Tamoxifeno.
– Episiotomías post parto o cicatrices retráctiles.
– Liquen escleroatrófico que afecta al introito y labios menores.
– Otras entidades que producen una atrofia y sequedad de la mucosa genital.
– La clínica o los síntomas que aparecen son prurito o picor en los genitales, y dispareunia o dolor en la penetración.

TONIFICACION VAGINAL CON LÁSER

El parto puede afectar a la estructura anatómica genital, de manera que la cavidad vaginal puede perder su elasticidad y capacidad de tensión, así como quedar parcialmente dilatada tras el parto. Esta hiperlaxitud vaginal produce una reducción de la sensibilidad durante las relaciones sexuales.

Por otro lado, los estrógenos juegan un papel importante en la estructura de los tejidos vaginales. Debido a la disminución de estas hormonas en la menopausia, las paredes vaginales se adelgazan, provocando inflamación, sequedad e incluso mayor predisposición a infecciones por el cambio de pH vaginal. Todo ello puede provocar molestias en las relaciones sexuales.

¿Cómo actúa el láser de tonificación vaginal?

El láser de CO2 produce un efecto térmico que estimula la producción de colágeno en el tejido vaginal. Este nuevo colágeno recupera la función vaginal de una forma integral:

– Reduce el diámetro de la vagina.

– Reconstituye el pH vaginal.

– Recupera el tono y la lubricación de la vagina.

El tratamiento con láser no requiere hospitalización ni tampoco un postoperatorio especial. Se realiza de forma ambulatoria, la sesión dura de 30-40 minutos. Después del tratamiento, la paciente puede retomar su actividad habitual.

Según el grado de atrofia o laxitud vaginal, la paciente puede necesitar varias sesiones, dejando que transcurran unas 4 semanas entre sesiones. En algunos casos puede ser necesario realizar sesiones de mantenimiento, a los 6-12 meses aproximadamente, que se decidirán en función de la situación clínica de cada paciente.